Skip to main content

Un artículo de Álvaro de Ávila, terapeuta ocupacional de AFA Zamora.

A la hora de ayudar a una persona con demencia a vestirse, debemos tener en cuenta varios factores, como sus habilidades para llevar a cabo la tarea (equilibrio, capacidad de abotonar/abrochar, conocimiento de la estación y hora del día, otras patologías…).

Es importante conocer pautas para apoyar a la persona fomentando su autonomía y evitando invadir su intimidad (sobre todo si le preocupa especialmente esto último).

La clave está en simplificar:

  • Reducir y ordenar la ropa del armario (limitar opciones).
  • Si puede, darle la oportunidad de seleccionar la ropa (si no, le daremos solo dos opciones de cada).
  • Preferiblemente elegir ropa cómoda y sencilla de poner y quitar.
  • Si hay dificultad con los botones, cremalleras y cordones, sustituirlos por velcro o prendas que no lleven.

Durante el proceso del vestido:

  • Cuidar el espacio para evitar caídas.
  • Colocar la ropa en el orden que deben ponerse.
  • Si necesita asistencia ir dando las prendas de una en una con instrucciones sencillas (por ejemplo, ponte el pantalón).
  • Ser paciente y dar el tiempo necesario para llevarlo a cabo.
  • Ser flexible a las demandas de la persona (si quiere ponerse varias capas asegurarse de que no vaya demasiado abrigada, asegurarse de que la persona vaya vestida acorde al clima).
Ir al contenido