Pasar al contenido principal
Navidad y Demencias

NAVIDAD Y DEMENCIAS

María Rodríguez Poyo, subdirectora del Área Terapéutica de AFA Zamora

Qué tendrá la Navidad para que, aunque a veces no sea perfecta, la celebremos cada año.

Los recuerdos vienen a la cabeza, los sentimientos se intensifican y las ausencias se hacen más evidentes. Sin embargo, las navidades pueden seguir siendo unas fechas de alegría, cariño, familia, amigos y regalos. La ilusión con la que esperábamos de pequeños estas fechas debe mantenerse un poquito dentro de nosotros.

QUÉ PODEMOS TENER EN CUENTA

1. DECORACIÓN

Ambientar con prudencia. Debemos ayudarles a saber en qué época del año estamos, pero no sobrestimular con luces y adornos que puedan percibirse como poco familiares en su propio hogar. Evita velas y otros elementos que pueden atentar contra la seguridad, así como los adornos que pueden ser confundidos por comestibles, como frutas artificiales.

2. REUNIONES FAMILIARES

Son más frecuentes y más largas. Pueden crear desasosiego, por lo que debemos evitar extenderlas mucho en el tiempo e intentar mantener sus lugares para sentarse.

3. ACTIVIDADES CONJUNTAS

Si cocina, puede ayudarte a mezclar los ingredientes, preparar la mesa. Puedes pedirle que abra las tarjetas navideñas o envolver regalos juntos. Recuerda que debe disfrutar más el proceso que el resultado.

4. AMBIENTE

La música, conversación y la preparación de la cena son parte integral del entusiasmo por las fiestas. Sin embargo, es importante que el ambiente pueda ser relajado, evitando mucho ruido, posibles discusiones. Manten las rutinas diarias para evitar desconciertos.

5. DESCANSO

Si se pueden mantener los mismos horarios y lugares de descanso evitaremos noches intranquilas o posible irritabilidad al día siguiente.

6. VISITAS

Coordina las visitas de algunos familiares en días diferentes. Incluso si el enfermo no reconoce bien quién es quien, dos o tres rostros familiares serán suficientes. Se puede apreciar mejor visitas mañaneras o a la hora de almuerzo.

Previamente refiere a los invitados y familiares que le indiquen desde el principio quiénes son, sin que caigamos en la pregunta poco afortunada de "¿y… quién soy yo?", si no lo sabe, no ayudará, y si lo sabe tampoco le gustará que se lo pregunten.

7. SIMPLIFICA

Cocina menos, compra menos regalos y no te sientas con la presión de decorar tu casa por completo o escribir una tarjeta de Navidad a cada miembro de su familia.

8. DELEGA

Recuérdale a tus familiares y amigos que te han ofrecido ayuda y pídeles que, estando estos días, te liberen de tareas habituales.

9. AQUÍ Y AHORA

Valora los pequeños espacios y momentos que compartas con lo que ahora hay, no te pierdas en la melancolía del pasado o en la ansiedad del futuro.

10. REGÁLATE

Como familiar cuidador, eres quien merece más y mejores regalos, permítete que te mimen o, si no, mímate tú y date lo que para ti pudiera ser un bonito regalo.